Ser Resiliente

WhatsApp Image 2020-09-24 at 16.12.00

Ser Resiliente

La resiliencia es la capacidad de las personas para superar
circunstancias o hechos adversos. Todos, de una forma u otra, vivimos en
un estado de resiliencia. Cada uno lo hace dentro de sus propias
posibilidades, aunque, muchas veces, no sea capaz de identificarlo.
Sobre todo, en estos tiempos de aislamiento social, las organizaciones han
comenzado a entender que para vivir en esta realidad es necesario ser
resilientes. La adversidad no solo adapta las estructuras, sino los grupos
de trabajo y sus líderes. Creemos que se trata de una actitud y sobre
cómo lograr adoptarla de un modo consciente.
Ciertos sucesos actúan como disparadores emocionales y nos llevan a
actuar de un modo determinado. El resiliente trasciende ese primer
impacto y decide en consecuencia. Para alcanzar esta forma de actuar,
es necesario en primer lugar contar con la suficiente inteligencia
emocional para autoconocernos y evaluar nuestras fortalezas y
debilidades. A través de este paso inicial y de la disciplina, podemos
reconocernos en la tormenta y decidir hacia dónde avanzar.
El concepto de inteligencia emocional puede dividirse en cinco niveles
fundamentales: autoconocimiento, actitud, autocontrol, empatía y
habilidades sociales. Los tres primeros pueden entrenarse a través de
prácticas como coaching y terapia, mientras que los dos últimos tienen
que ver con el crecimiento a través del contacto con otros. Abordar un
proceso de aprendizaje emocional implica un compromiso de humildad,
compasión y honestidad. No todo el mundo está dispuesto a descubrir e
identificar sus propios defectos y debilidades.
Es más natural de lo que pensamos encontrarnos en situaciones en la que
convivimos con la sensación de fracaso y frustración, Debemos hacernos
un espacio y tiempo para la reflexión y la introspección de que sentimos
en ciertos escenarios, y cómo hacer para tener una mirada positiva frente
a esto que ocurre.
Más allá de la importancia del autoconocimiento, la empatía y las
habilidades sociales no pueden aprenderse sin la interacción humana.
Del mismo modo, aquellos que no practican tanto estas actitudes,
necesitan contar con la compañía de personas para sentir ese apoyo
para así salir adelante. A la hora de abordar adversidades, vemos la
importancia de la cooperación y complementariedad con otros; es
necesario contar con terceros que compensen nuestras carencias y
potencien nuestras fortalezas.
La resiliencia es una filosofía de vida y tiene mucho que ver con la fe.
No hablamos de la creencia religiosa, sino en la capacidad de creer en
una realidad que no podemos ver. Gran parte de tener una actitud
resiliente es poder visibilizar un futuro diferente, incluso a sabiendas de
que el presente es adverso. El caso del aislamiento social puede ser
esclarecedor en este tema, al tratarse de un fenómeno que atraviesa la
totalidad de la sociedad, pero genera respuestas muy diferentes en
cada individuo. Fuera de las posturas individuales, un equipo también
puede ser resiliente. En este contexto, es el líder quien en primera
instancia asume el rol de asistir y guiar la resiliencia. La formación de
equiposcon esta virtud no difiere tanto de lo que hemos descripto como
proceso particular. Es necesario un clima organizacional que aliente la
expresión y el entendimiento. Debe trabajarse sobre la empatía y las
habilidades sociales, entender la importancia de saber identificar los
momentos, características y estados de ánimo de los demás.
Ser resilientes es una actitud y una postura ante los cambios de la vida.
Implica obligarse a mirar los hechos desde un lugar positivo y
constructivo, aceptar que no podemos estar en control de todo lo que
ocurre a nuestro alrededor y tomar decisiones desde el reconocimiento
de nuestras fortalezas y debilidades.
Te invitamos a reflexionar: ¿Qué tan resiliente sos?

Abrir chat
¿Necesitás ayuda?